Distrofia muscular de DUCHENNE





AGOSTO MES DE CONCIENTIZACIÓN SOBRE LA ATROFIA MUSCULAR ESPINAL (AME) 

129 años han transcurrido desde que el Dr. Guido Werdnig, neurólogo austriaco asociado a la Universidad de Vienna, y el Dr. Johann Hoffmann, neurólogo alemán de la universidad de Heidelberg, describieron, en una revista de psiquiatría, la atrofia muscular espinal (AME) como una enfermedad hereditaria, caracterizada por debilidad y atrofia muscular progresiva de origen neurógeno. Sin embargo, fue solo hasta 1995 cuando el grupo de trabajo de la doctora Judith Melki en Francia logró dilucidar su etiología genética. La forma más común de AME es ocasionada por la deleción homocigota (95% de los casos) del gen de sobrevida de las neuronas motoras 1 SMN1 (telomérico) localizado en 5q11.2-q13.3 con la consecuente disminución de la producción de la proteína SMN, la cual es indispensable para la sobrevida de las monoteneuronas alfa en el asta medular anterior. Un gen secundario, el SMN2 (centromérico) está presente en un número de copias variable y se relaciona inversamente de manera parcial con la edad de aparición y severidad del fenotipo desarrollado, ver tabla 1.

Tabla 1. Variantes alélicas de la AME por déficit de SMN1

Son varias las razones que nos motivan a hablar hoy sobre la atrofia muscular espinal por déficit de SMN1:

Primera razón – Visibilidad. Agosto es el mes internacional de concientización sobre la atrofia muscular espinal. En esta fecha, asociaciones científicas, de pacientes y otros múltiples actores unen esfuerzos para hacer visible la lucha contra esta enfermedad.

Segunda razón – Certeza de exposición. A pesar de que la AME hace parte del listado de enfermedades huérfanas reconocido por el ministerio de salud, es una de las enfermedades neuromusculares más comunes de la edad pediátrica con una incidencia de 1 en 6.000 - 11.000 nacidos vivos y la principal causa de mortalidad infantil de etiología genética. Lo anterior explica por qué la mayoría de ustedes, colegas pediatras, en algún momento de su práctica médica se van a ver enfrentados a pacientes con AME. De ustedes va a depender hacer una rápida sospecha clínica en los casos de novo, o ser una de las piedras angulares del manejo interdisciplinario en los casos ya diagnosticados previamente.

Tercera razón – La AME ahora es una enfermedad tratable. El desarrollo de opciones de tratamiento farmacológico para la atrofia muscular espinal, aunado a la promesa a mediano plazo de nuevas moléculas para el tratamiento de otras enfermedades neuromusculares como resultado de la rápida evolución de la biología molecular y la genética constituyen un momento sin precedente en la historia de la medicina. Estas nuevas tecnologías incluyen la edición y terapia génica, los oligonucleótidos antisentido, las chaperonas, la terapia de reemplazo enzimático y el uso de otras moléculas pequeñas. Las opciones farmacológicas actuales para el tratamiento de la AME incluyen terapia génica, la cual cuenta con la aprobación de la FDA y la EMA para pacientes menores de 2 años de edad con AME tipo 1 o hasta máximo tres copias del gen SMN2; el Nusinersen o Spinraza cuenta con la aprobación de la EMA, la FDA. En Colombia está aprobado por el Invima para su uso en atrofia muscular espinal tipo 1 en menores de 6 meses y en pacientes con atrofia muscular espinal tipo 2 y 3 con escala funcional motora de Hammersmith ≥10 y ≤54 menores de 6 años; el isdiplam, una molécula pequeña que ofrece como ventaja la administración oral y la biodisponibilidad sistémica se muestra altamente prometedora en los ensayos clínicos disponibles a la fecha.

Cuarta razón - Ventana terapéutica. Las experiencias de los ensayos clínicos han demostrado que, al ser la AME una patología neurodegenerativa con pérdida neuronal irreversible, existe una ventana de tratamiento terapéutico más o menos estrecha de acuerdo con la severidad y velocidad de progresión de la neurodegeneración. Es decir, la efectividad de las terapias modificadoras de enfermedad depende del grado de progresión de la pérdida neuronal al momento del inicio del tratamiento farmacológico, siendo ideal tratar pacientes asintomáticos detectados por pruebas de tamizaje molecular.

Quinta razón – Complejidad. Los pacientes con AME tienen necesidades de salud especiales que requieren el trabajo interdisciplinario, armónico y coordinado de un grupo amplio de especialidades pediátricas siguiendo los estándares y recomendaciones vigentes a la fecha ratificadas en el consenso internacional de AME.

Mensaje para llevar a casa

En atrofia muscular espinal, tiempo es neuronas. En un escenario como el de nuestro país donde el programa de tamizaje neonatal expandido no es aún una realidad tangible, está en nuestras manos detectar lo más pronto posible a estos pacientes con el objetivo de obtener los mejores resultados funcionales.

La atrofia muscular espinal tipo 1 debe ser considerada como una urgencia médica neurológica. La atrofia muscular espinal por déficit de SMN1 es ahora una enfermedad tratable.

El pediatra tiene un papel primordial dentro del diagnóstico y seguimiento de los pacientes afectados por esta patología en escenarios tan variables como la consulta externa, hospitalización básica y cuidado crítico.

Unidos somos más fuertes. Agosto, mes de concientización sobre la atrofia muscular espinal.


Elaborado por:
Nathalia Pardo Cardozo
Médica Neuropediatra

Telefonos
Correos
pediatriabogota@gmail.com
asistentescpbogota@gmail.com